εν το παν, 'todo es uno' es la frase del Ouroboros, el símbolo repetido en distintas formas y culturas de los ciclos naturales de destrucción y creación, del eterno retorno. Esta retroalimentación y autoreferencia es el mecanismo sin fin de toda acción de definición.

Porque si la naturaleza del autor es reinventarse, revisarse y evolucionar, esa ha de ser la de su obra, pues ambos son uno.

Disfrútala ahora, es probable que la próxima vez ya no sea la misma.